jueves, 30 de julio de 2009

Poesía erótica

Me encontré hace días con el correo de un poeta amigo, Carlos Órdenes Pincheira , quien me invitaba a leer un blog llamado "Poesía erótica", que escribe América Comparini, que además de acoger a otros poetas, logra por medio de la traducción al francés, captar el sentido de los versos y darle una sonoridad distinta.

Escribí entonces este abrazo, que como todo lo que se escribe ,no es sino una imagen detenida de un momento especial y lo comparto con ustedes.


Abrazo de luz


El fauno se escondió tras las cortinas
-riendo con sonrisa socarrona-
para observar mejor aquel encuentro,
dos amantes, beso a beso, boca y boca.

Recorría la piel traviesa lengua,
haciendo en cada poro un puerto nuevo.

Danzaban muslos y brazos en silencio,
mezclándose sobre las tibias sábanas.

Una risa rompió el silencio cómplice,
presagio del gozo advenedizo,
y el labio nombró al justo –era tu nombre-
en el preciso momento en que el vacío
se abrió como un abrazo de luz humedecida,
en medio de las piernas-de las mías-
temblorosas aún… por la caricia.

viernes, 25 de julio de 2008

El abuelo

El abuelo estaba con la cabeza baja, sentado sobre la silla de madera, los ojos miraban el suelo sin mirar exactamente , perdidos en su propio paisaje interno. El ruido llegaba a sus oídos como si estuviera lejano, la tibieza de la silla y el pantalón húmedo en la entrepierna paulatinamente comenzaban a enfriarse. Un hilillo de baba colgaba en forma permanente desde su boca, pero a él no le importaba, no lo sentía, de vez en cuando una mano piadosa se acercaba y lo secaba.
El barullo externo llegaba con más fuerza a remover su tranquilidad y podía ver que una cara se colocaba enfrente de la suya sonriendo, en un gesto mecánico asentía como dando una aprobación.
Lentamente el exterior comenzó a abrirse frente a sus ojos y el ruido se transformó en música, en medio de la bruma permanente que nublaba su vista presintió que los otros bailaban, quiso levantarse pero las piernas no respondían, lo intentó de nuevo, pero parecían petrificadas, entonces sintió la mano que lo levantó y lo puso de pie, se abrazó fuerte al cuerpo, buscó la mano y en su memoria aparecieron los pasos de tango, un leve vaivén del cuerpo aferrado a una extraña indicaba que bailaba, se olvidó del tiempo, del abandono, de la imposibilidad de moverse y dentro de sí bailó como en su juventud.
La melodía cesó, le volvieron a dejar sobre la silla y volvió a entrar en su paisaje. En la sala dos figuras de pie jugaban con globos y reían instando al grupo a unirse al jolgorio, algunos sonreían, otros miraban impávidos.
Detrás de la mampara blanca, un ferétro café con un cuerpo frío era remolcado hacia la puerta de salida.
En la sala la música seguía y nadie se enteró de nada.

domingo, 4 de mayo de 2008

Nombre



Tu nombre, verbo que conjugo,
se asoma a mi lengua en las mañanas,
él mismo es quien despide cada día.
Tu nombre sin tu abrazo, es sólo un nombre...

martes, 29 de abril de 2008

Veinticuatro lunas

The image “http://pranavaom.files.wordpress.com/2007/03/luna001.jpg” cannot be displayed, because it contains errors.



Han venido a asomarse sobre el cielo
desde aquel primer encuentro de miradas
veinticuatro lunas llenas con sus meses
y aún estoy aquí sobre tu almohada.

Después de cruzar el mar durante horas
con continentes viejos pegados a tus suelas
revive mi juventud bajo tu abrazo
y vuelvo a sentirme joven y altanera.

Pero, en tu ausencia mis ventanales cierro,
también la puerta, cubro los muebles de mi casa,
pongo de luto mi carne , me hago vieja
guardo el deseo, oculto entre las sábanas.

Se nubla el día , llega a mi frente el invierno.
porque el tiempo se acorta para ambos
y aún tengo tibios en la boca, esos locos besos
que quieren recorrerte como tren descarrilando.

Ven... no tardes que el tiempo me consume,
en la calle los árboles de hojas se desnudan
y en las pupilas apareciendo está el otoño.
¡No vayas a encontrarme fría y muda!!



miércoles, 9 de abril de 2008

Dame tu mano

The image “http://img.teoriza.com/gonzo/mano-de-dios.jpg” cannot be displayed, because it contains errors.


Tu mano es fuerte, trae olores a tierras prometidas,
de lugares lejanos,
tu mano, en morena piel , sutilmente con la yema de los dedos
abre surcos , siembra
y se troca en liviana pluma para escribir amanecidos sueños.

Mano cómplice sosteniendo la mía cruza el tiempo y el océano,
camino a tu lado,
pequeña niña, con soles escondidos en la mirada oscura
en ansiosa espera
para abrirte el día de mañana mis ojos plenos de verano.

Extiendo mis brazos hacia tu luz celeste, dame tu mano.

lunes, 17 de marzo de 2008

Hijo, creo en tí



Creo en tí, de la misma forma en que sé que amanecerá mañana,
que a pesar de todas tus oscuridades se llenarán de luz tus ojos
y que un día podrá tu mano sostenerme en mi fragilidad de anciana.

Creo en tí, en que tu corazón es abierto, sin odio, sin mentiras,

y que aún el niño que yace adentro se refugia, temeroso del adulto
que viene a reemplazarlo en la nueva realidad que se avecina.

Porque haz de labrar tu propia siembra, regar tus plantas,
en tu tierra hacer barbechos nuevos para nuevas vidas,
es que creo en tí . También quiero creer en tus palabras.

Creo en tí, porque sobre tus pasos inciertos estuvo atenta mi mirada,
y te ví tan pequeño con los ojos plenos de luciérnagas, sorprendido.
Mañana, alzaré tímida la vista para ver al fin el despliegue de tus alas...


domingo, 2 de marzo de 2008

No lo digas....


The image “http://i18.ebayimg.com/03/i/05/35/2e/a9_1_b.JPG” cannot be displayed, because it contains errors.





Hasta tu lado, herida del alma llego,
en mis ojos libre la lágrima rueda,
soy el ave dañada por fuertes vientos
y tus brazos piadosos me recogen.

Palabras dulces lamen mi costado
y las manos tuyas me alientan a la vida,
rozando como alas transparentes
pelo, labios, ojos , mis tristezas.

Se abre la tierra al recibirme,
mi cuerpo abandono y me transformo,
como un río fluyo , como el mismo aire,
y deshojada frente a tí soy humilde barro.

Manto tibio, tu cariño me envuelve.
No me quieras -tristemente pido-
no lo digas - repito suavemente
y aún así me cubres de suspiros.

Sé el amigo, el caballero blanco,
aquél que coloca su capa sobre el césped,
protegiendo del abismo mis pasos
para que agradecido labio te nombre.

Te hablo envuelta en mi verdad ,
un día largo me sentía niña y sola,
por éso, no juzgues al barro por serlo.
Piensa: ¡Busqué el amparo de tu sombra!